viernes, 24 de abril de 2015

TINTO DE VERANO y CENTROS TECNOLOGICOS



De vez en cuando se suscitan debates en tribunas como ésta sobre el dilema investigación básica o investigación aplicada, sobre ciencia o tecnología, sobre sector público investigador o empresa.

Recuerdo a un “ilustre” Secretario de Estado que llamaba en privado a la innovación “el tinto de verano” de la bodega.

Son personas que enfrentan, que buscan el conflicto entre unos y otros, demonizando partes de la cadena de valor del conocimiento que son esenciales para el éxito colectivo. Cuando este conflicto proviene de dentro del sistema ciencia innovación, suele tener tintes de pelea por el presupuesto o de intereses particulares de alguien, en competencia con sus semejantes. Cuando su origen está en los políticos, de tercera fila por supuesto, intentan apropiarse de terrenos de izquierda o de derecha. La investigación empresarial suele ser la derecha, y la investigación básica, la izquierda.

¡Que barbaridad! ¡Que peligroso que se explicite e impulse este conflicto!

Cuando Watt implemento con éxito su maquina de vapor, en 1761, no existía la termodinámica. Y tuvieron que pasar 63 anos hasta que Sadi Carnot formuló su ciclo, que modelaba la ciencia del proceso. Este viejo ejemplo es hoy aplicable a los lectores laser de DVDs, como a veces explica el profesor Etxenike, a la electrónica, materiales multifuncionales y a un largo etcétera. Sabemos cómo funcionan y esperamos saber pronto por qué, para así ampliar y dominar sus efectos.

Esta disfunción nos llevó en Euskadi y también en otros lugares del Estado, a crear los Centros Tecnológicos por pura necesidad. La Universidad no se ocupaba de la empresa.
Hoy estos centros emplean a mas de 3000 ingenieros y técnicos de muy alta cualificación.

Los Centros tienen en la red de Fraunhofer alemán su modelo. Investigación de alta calidad, multidisciplinar y muy cercana a la empresa. Buen espejo.

Sin embargo, nuestro modelo esta podado comparado con aquel, aunque pocas veces lo explicitamos. En Alemania, los centros están adscritos o imbricados en Universidades y escuelas de ingeniería. La investigación y la educación se conectan en un todo continuo a través del doctorando, a costes competitivos. La inversión en infraestructuras se comparte, no se segmenta. El jefe del departamento de tribología es catedrático del tema en la escuela. En ingeniería, la división básica-aplicada es una cuestión de vocabulario. Es frecuente también ver a directores de Fraunhofer muy ricos y de gran éxito empresarial.

Sin embargo, nuestro modelo disociado esta taponado, casi colapsado diría yo. Algunos centros no pueden contratar, y en la crisis han despedido a los temporales y a los más jóvenes. Si en su modelo de actividad (muy próximo a una ingeniería), la carrera profesional se paraliza, la motivación se colapsa y los precios al mercado suben al no disponer de una pirámide de muchos perfiles jóvenes. Los programas públicos de incentivación a la contratación empresa –CCTT se convierten en necesarios para su supervivencia, y claro está, el ciclo se pervierte. Además su profundidad científica se resiente, porque nadie la paga, y corre el riesgo de banalizarse a medio plazo.

Pues bien, reclamo una visión contraria al conflicto, contraria al “tinto de verano”, grande, ambiciosa y capaz de sacar lo mejor de todos los colectivos implicados. Por supuesto, una visión integradora de los dos mundos, basada en los siguientes ejes:

            - Las personas: muchos profesionales de los CCTT desarrollarán una función docente importante en la Universidad, atrayendo doctorandos a sus retos científico- tecnológicos. Idénticamente, muchos catedráticos ocuparán funciones de responsabilidad en los Centros. Este input rejuvenecerá la pirámide, añadirá profundidad científica y generara visiones tecnológicas mas potentes.

            - La Gobernanza: con el catálogo en mano de las especialidades de los CCTT, se definirá un plan de adscripción a medio plazo ( 4 anos) en las líneas anteriores y a través de las personas, manteniendo presupuestos separados, pero dependiendo de una Consejería Única de Empresa y Universidad. No serán necesarios grandes cambios en sus estructuras jurídicas, pero sí permitir esta movilidad y dedicación parcial. Las modalidades actuales (CIC, CCTT, BERC ) comenzarán a perder sentido a medida que prospere la visión unificadora.

            - Los Incentivos públicos : muy generosos con el patrocinio privado de tesis internacionales y menos con las contrataciones directas a Centros.

            - Esquemas de retribuciones adicionales:  Basados en resultados de negocio, proporcionarán incentivos que acompañarán esta carrera profesional integral, también para un catedrático. Bastará con que el reglamento no lo impida.

El reto es grande, pero aplicando minimalismo, espíritu practico en la transformación y respeto desde el conocimiento al procedimiento administrativo,  es perfectamente posible para una comunidad pequeña como la nuestra.

Es tan importante como los ejes de modernización de la Universidad que proponía en mi articulo “Florida Universidad”. No tendría sentido lo uno sin lo otro.

Deliberadamente no he entrado en el jardín de la investigación basada en la curiosidad ni en las revisiones por pares. Si abordamos el reto anterior, el problema del conflicto entre investigación básica y aplicada estará resuelto.


Cuando el ilustre físico navarro Javier Tejada, poco dudoso por su actividad en la ciencia básica, obtuvo el premio nacional de investigación en 2009, pronunció ante el rey un discurso que decía “..hay muchos investigando sobre el cáncer, y pocos investigando cómo curarlo..” Javier trabaja en investigación de frontera sobre magnetismo y colabora en múltiples iniciativas empresariales.

¿Acaso no nos merecemos este sistema Fraunhofer vasco para el siglo XXI?
Me apunto a este pensamiento en grande.


miércoles, 18 de febrero de 2015

FLORIDA UNIVERSIDAD

Acabo de regresar de la Universidad Pública de Florida UF, la cuarta por número de patentes en EEUU, y primera en tecnología espacial. No en vano, la NASA está a 100 km. Hemos constituido una empresa dentro de la UF, SATLANTIS, dedicada a la construcción y operación de Microsatélites, una tecnología disruptiva que producirá una mutación en el sector del espacio.

Hoy sin embargo quiero referirme a la Universidad, deseoso de aproximar nuestra realidad a lo allí vivido.

La Universidad es el motor de desarrollo en una sociedad sana. La atracción del mejor talento global, su afiliación a una institución, su inserción completa en la sociedad a la que sirve, es un primer motivo que explica el liderazgo tecnológico y cultural norteamericano durante medio siglo, desde la música a internet. Los alumnos del MIT, Stanford o Yale donan importantes sumas cuando se hacen ricos, dedican parte de su tiempo a los nuevos alumnos, y contratan con la Universidad sus retos de futuro. Por supuesto, solo me refiero a las mejores Universidades.

Sin una Universidad potente, no hay futuro. Este axioma, ampliamente compartido, contrasta con la critica generalizada que califica a la Universidad española como trasnochada y ajena a la realidad industrial y social a la que debe servir.

Sin embargo, la Universidad ha cumplido la misión que se le encomendó. El año 80 éramos 300.000 estudiantes universitarios y hoy tenemos más de 2.000.000. Las facultades han proliferado por las capitales de provincia como consecuencia de la competencia autonómica. A la Universidad se le encargó la tarea de publicar, y desde la nada del año 80 hemos alcanzado una notable novena posición mundial, con el 2,7% de la producción científica según WOK (Reuters). Además, le concedimos una total autonomía respecto a la injerencia política que ha mantenido durante 25 años.

Es hora, a mi juicio, de un encargo renovado a la Institución, que defina lo que debe ser y servir en los próximos 25 años, porque lo viejo ya no funciona. Y para ello propongo 4 ejes prácticos de transformación, evitando fangos ideológicos:

1.- La gobernanza. Me decía el hoy Conseller Andreu Mas Colell, sabio en la materia, en unos cursos de verano en 2010, que toda la transformación universitaria se iniciaría cambiando la ley, permitiendo que el Rector fuese elegido desde fuera de la Universidad. En efecto, el Rector actual votado por el personal auxiliar o los catedráticos, puede ser preso y presa de sus intereses y convertirse en su máximo representante sindical. Un rector independiente y su equipo tendrán libertad para desarrollar sus planes de modernización y rendir cuentas de los mismos. Y con ellos, el resto de estamentos. Dejo para otro debate la composición de ese Consejo Social, con referencias sajonas para aproximarlo.


2.- La movilidad. En los 80’s el estamento universitario poseía empuje y movilidad a medida que los “PNN” primero y doctorandos después fueron desarrollando sus carreras. 25 años después, aquella Universidad joven está envejecida, con una fractura entre los “sin plaza” y los funcionarios, y con una movilidad cero. Para generar esta movilidad bottom-up, un doctorando no debería poder obtener plaza en su misma universidad, exigiéndole un CV internacional. Por arriba, debería desterrarse el concepto de “propiedad” de una plaza. Un profesional es titular de una “categoría o nivel”, pero su plaza concreta aparecerá o desaparecerá en función de la evolución universitaria en el tiempo de materias y competencias, con una permanencia máxima. Y en ciencia y tecnología, éstas deben evolucionar muy rápidamente, generándose flujos de una facultades a otras y entre empresa y universidad.

3.- La apertura en las facultades. Una plena aplicación de Bolonia con el mismo “ancho de vía” que el resto de Europa, con 3 años para los grados y 2 mas para los másteres, complementada con formación más interdisciplinar en base a créditos intradepartamentales, permitirá a un arquitecto saber más de cine o a un ingeniero saber mas de biología, con aulas llenas de “knowledge inmigrants”. La Sociedad no necesita perfiles maquetados, sino personas con inquietudes materializadas en competencias y conocimientos, de acuerdo a unos estándares de excelencia.

4.- La sostenibilidad económica basada en la demanda. Cada facultad deberá ser responsable de atraer a sus estudiantes, y los presupuestos públicos para la actividad deberían “viajar” con el alumno. Cada Universidad o Facultad se redimensionará en función de esa demanda, cerrando o ampliando competencias, adaptándose, apostando por nuevas áreas y midiendo responsablemente sus apuestas. Para ello la institución deberá contar con las herramientas de gestión que le permitan afrontar estos escenarios de ampliación o reducción. El acceso universal se garantizará en base al coste real (actualmente unos 13.000 €) y desaparecerá ante un resultado insuficiente.

Convendrán conmigo que casi ninguno de los objetivos anteriores (cada uno requeriría su articulo) es realizable sin pensar en inglés y en una gran región.

El Presidente de la UF, nombrado por un Consejo externo, ha liberado por 2 años al Director del Departamento de Astrofísica, uno de sus mejores científicos con posibilidades al Nobel, para que desarrolle su proyecto empresarial SATLANTIS. Le ha dotado de 0.5MUSD para desarrollo tecnológico, y firmado un acuerdo de licencia. La UF posee 40.000 alumnos, similar a la EHU-UPV, pero con un presupuesto 3 veces mayor (1300 MUSD). Un tercio proviene de los fondos estatales, similar a la dotación del gobierno vasco, otro tercio de programas competitivos de empresas y gobierno (NASA, NSF, IBM etc.) y otro del ENDOWMENT, los rendimientos del patrimonio donado por sus exalumnos.

Me gustaría trabajar por conseguir una florida Universidad.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

CRECIMIENTO ECONÓMICO o DEBACLE : UN CAMBIO DE ÉPOCA


Siete años de tormenta perfecta, en una crisis de longitud impredecible, han hecho perder el rumbo de la nave, han producido millones de ahogados y de malheridos, pero simultáneamente, han forjado marineros aguerridos, capaces de soportar con éxito futuros envites y de aprovechar vientos favorables.

¿Están desorientados muchos de nuestros banqueros, políticos o dirigentes, limitándose a oír con impotencia las súplicas de auxilio de una gran masa social y económica de Pymes? ¿Tienen hoy las empresas proyectos de futuro o bastante hacen con sobrevivir? ¿Entienden los sindicatos el cambio de época?

Las Derechas europeas en los gobiernos suben impuestos, las Izquierdas recortan prestaciones. Los populismos extremos están alcanzando las primeras posiciones en las últimas elecciones europeas en democracias tan “civilizadas” como Francia, Reino Unido u Holanda, y a medida que mejoran algunos indicadores como la vuelta a incrementos positivos de PIB o el abaratamiento del endeudamiento, se piden con más fuerza las políticas de crecimiento.

Recordamos el largo periodo anterior de desarrollo sostenido, en el que el crecimiento permitía bajar impuestos porcentuales pero incrementar recaudación, aumentar el poder adquisitivo del ciudadano y su consumo, mejorar prestaciones sociales y reforzar ciclo a ciclo el poder de nuestras economías al mismo tiempo que el bienestar social. Entonces alcanzamos el círculo virtuoso.